“Es evidente nuestra dificultad para constituirnos como uno solo, y marchar, independientes, hacia una meta colectiva. Nos divide el futuro, por su básica singularidad. Aspiramos a ser una nación unida, pero este mes, celebramos cada quién a su manera, por causas antagónicas y por razones divergentes; pero aún así, celebramos”.

Es ideal común del hombre después de haber nacido, crecer y desarrollarse en libertad. Hacerlo de manera tal que pueda cultivar los rasgos potenciales de su naturaleza sin que su entorno natural le sea hostil y sin que quienes le rodean atenten continuamente contra su crecimiento. Es ideal común del hombre tener hermanos, amigos y gente querida con quiénes compartir el camino. Es evidentemente común que para que la vida se sienta plena, tiene que haber libertad y contra cualquier fuerza impositiva y brutal, independencia.

Guatemala se independizó de España, pero no logro hacerlo de sí misma. No se independizó de la tiranía inherente del que siendo siervo de corrupta corona, no tuvo ejemplo para forjarse magnánima. Al menos, con los siglos, aún tenemos bandera para alistarnos, y libertades que pelear. Aunque nos veamos hermanos contra hermanos somatándonos la mesa, lo hacemos en libertad. Eso vale la pena celebrarlo.

Para que la celebración sea completa, haría falta reconocer cada cuál sus faltas y soltar las amarras de la impunidad, confiar uno en el otro y crecer parejos, creyendo que el capitán del barco no nos llevará a encallar. Es decir, nos falta todavía mucho para madurar. Nos falta Estado de Derecho.

Bendecimos esta tierra, su territorio y su gente. Lo mejor está por venir: madurez patria.

Celebremos Guatemala y todas sus posibilidades.

Juan Carlos MonterosStoryteller

Ironhands

Ironhands

Guatemala. Nosotros.

Leave a Reply